jueves, mayo 22, 2008

Amanecer intranquilo

Yo creo que ahora si me jodí, estoy melancólico por algo que no viví, estoy como con un dolor de garganta por la invisible bota en mi cuello del totalitarismo y el miedo, éstos hermanos que vienen juntos a darnos una dosis nulidad humana.

Cada respiro, cada exhalación contiene una proporción de interés por una deuda de mis antepasados, que ni se imaginaban que se iba a disparar hasta mas arriba de los cielos, que ni todo el oro, ni todo el sudor, ni toda la sangre de mi especie les bastó para calmar su sed de poder.

1 comentario:

sayurivm dijo...

me ha pasado tambien dormirme pensando en ellos.. ¿quienes son? ¿cuales eran sus nombres? ¡cuanto amor por su tierra!, ¡cuanta furia ante a todo aquel que se atreviera a tocarlas! sangre, lucha, muerte....
Y henos aqui cuanto hemos cambiado, cuanto hemos olvidado..