jueves, septiembre 11, 2008

El otro hijo pródigo

A nosotros nos duele tanto que seamos hermanos peleados por una mentira, por un cuento que te creiste, que estemos tan distanciados si en verdad somos uno, uno fraccionado y fracturado por las traiciones.


Nos duele que sea más grande el mal entendido que nuestra hermandad. Que no podamos hablar, que te embeleces con tus dineros.


Nuestra madre agoniza, y tu la quieres seguir vendiendo, dividiendo, por ese éxtasis que te provoca, y te tiene todo estupido, es horrible verte en esa droga y lo que es peor avisandole a nuestros hermanitos que esa droga no se va a acabar, que no pasa nada que tu proveeras de eso, que tengas tan adicto a nuestros carnalitos.


Si somos uno y nos sigues doliendo, pero basta. Nos hemos dejado mucho tiempo que no suficiente con ignorarnos ahora nos quieras matar, que ni te acuerdes que somos uno.


Que seamos mujeres, que seamos homosexuales, que seamos jovenes, que seamos niños, que seamos ilegales, que seamos indigenas, que seamos historicamente pequeños y ahora te digamos basta.


Alguna vez has inventado en otro mundo lo que aquí es posible, lo he visto en panfletitos donde todos convivimos hasta con los animales, me acuerdo de esos panfletitos, hay güeritos y animales que se ven en los zoologicos. Aqui nosotros lo tenemos, pero parece que nos quieres matar para que quede solo en la ilusión, si ya lo tenemos.


Nosotros no tenemos nada, pero tenemos todo eso que tu anehlas familia sana, igualdad, hermandad, respeto y dignidad. Ahora estamos luchando por tener algo que nos mantenga vivos educación y salud. Pero en tu casa la cobran, como si de por si no fuera el principio básico de ser hermanos.


Tus principales servidores se han creído que son nuestros amos y los tuyos, pero no son más que policías de los proveedores de esa droga que todo mundo quiere, y que todo mundo trabaja por ella.

Me dijo el viejo, que antes pagaban con sal, luego con oro y ahora con papel. Y entre más papel (ahora invisible o metido en un plástico) mejor, que más feliz te pones, pero de por si yo nomás veo que se ponen más tarugos así como tu.


Nuestra madre nos trajo para convivir, para resistir juntos todo como le hicimos con aquellos animales que cuenta el viejo que nos comían, pero fuimos uno como lo que de por si somos, y vivimos.


Ahora ya no somos más "nosotros" eres tu, y nosotros nos vamos borrando, pero vas a ver, vamos a seguir como de por si resistimos antes, juntos con los que aquí quedamos


1 comentario:

Raul Galaviz dijo...

El buen Carlín.
Súper Carlos que bueno que levantes la voz y los chompas te hacemos palanca…
Saludos lo que ocupes a la orden.