domingo, septiembre 10, 2006

Entre teorizando conspiraciones y conspirando teorías: El doble estándar de la verdad

Hace unos meses, el músico Alejandro Santiago y yo hablábamos tan entretenidamente sobre el tema de teorías conspirativas que llegamos tarde a una presentación. Obviamente, Alejandro y yo estábamos de acuerdo en casi todo, pero cuando compartí los pormenores de tal experiencia con un conocido, éste me amonestó que debería de relajarme un poco y buscar ayuda clínica para aliviar mi paranoia. Sobre Alejandro no dijo nada, tal vez por razones diplomáticas, pero a mí, invariablemente, me catalogó como a un loco. Sin embargo, mi interlocutor, quizá inadvertidamente, dio en el clavo del contexto que concierne al tema. Al parecer, creer en la posibilidad de que existan tales teorías denota sicopatología, pero la posibilidad de que existan y no creerlas denota cordura. Esta discordancia—o incluso esquizofrenia—de la realidad tiene mucho que ver con la manipulación del lenguaje y su significado para crear un doble estándar de la verdad.


En cuestiones de gobierno, este doble estándar parecer ser muy útil para gobernar a favor de los intereses de la hegemonía. En ocasiones, los estrategas son muy buenos e inventan un nuevo lenguaje para salirse con la suya, como en el caso de los "detenidos" de Guantánamo. A pesar de que las estipulaciones del Tratado de Ginebra prohíben la captura indefinida y sin juicio expeditivo de "prisioneros" de guerra, los "detenidos" de Guantánamo llevan años capturados sin haber sido enjuiciados porque no son más que unos "detenidos," en términos legales de la nueva interpretación de la realidad. En otras ocasiones, los estrategas no son tan creativos. Las invasiones en el medio oriente, por ejemplo, se defienden como el resultado justo y directo de acciones "terroristas" en contra de lo que se llama hasta el mareo la nación más justa y democrática en la faz de la tierra. Sin embargo, la misión de contraataque iniciada por tal nación se denominó como "Shock and Awe," que en términos rebuscados del significado de esas palabras, en Inglés y en Español, significa "Conmociona y Sobrecoge." Pero, en términos más parroquiales, también significa "Horroriza e Intimida." Bajo la última interpretación, parece contradictorio que la mayor democracia en la faz de la tierra condene acciones terroristas que horrorizan e intimidan, pero simultáneamente condone sus acciones con semejante título a su misión de contraataque. Condenar y condonar. ¿Ven qué tan confuso puede ser el lenguaje?

(En lo personal, pienso que esta observación es muy sagaz, pero como condena a la hegemonía—que vende su contradicción de la verdad casi tan bien como Goebbels vendió la propaganda Nazi—estoy seguro que el premio que se me daría por presentarla sería un diagnostico psicopatológico, y un pase automático a la silla eléctrica porque las cámaras de gases están muy desacreditadas).


Una de las virtudes del estudio epistemológico es que no sólo reconcilia el conocimiento entre la verdad y las creencias (que bien se pueden creer a causa de la propaganda), sino que también incluye la posibilidad, sobretodo en el método posmodernista, de una interpretación epistemológica de la realidad con maneras alternativas a la hegemónica, como lo representa una lectura subversiva. En un contexto hegemónico, resulta una locura salir con una propuesta subversiva que insinúe siquiera que las instituciones ecuánimes del estado consideren conspirar en contra o a favor de cualquier interés. Hegemónicamente, se puede pontificar que lo que hace el gobierno no es más que gobernar y que lo hace a favor de la democracia. Pero si los universitarios redactan un pliego petitorio, nada tiene que ver con que se reúnan a discutir los intereses de los alumnos de manera representativa, tal y como los legisladores de cualquier gobierno se reúnen en un congreso o parlamento a legislar a favor de quienes representan. Los universitarios, en tales condiciones, no son más que unos conspiradores y revoltosos.


Y es que la hegemonía se apropia de y tergiversa el lenguaje. En términos etimológicos, conspirar significa "respirar juntos," del latín conspirare. No fue hasta 1909 que al término se le atribuyó connotaciones peyorativas en un ejercicio para negar que en realidad una hegemonía se congregue para "respirar conjuntamente" a favor de sus intereses; a pesar que tal acto suele resultar en un complot en contra de "los otros." Desde entonces, todos los que piensen que la hegemonía conspira están locos porque ese es el significado que la hegemonía le dio al término. No obstante, una hegemonía nunca puede ser descabellada al decretar que los que "respiran juntos" en contra de ella y a favor de sus propios intereses son unos conspiradores de la peor calaña. De esta forma, se perpetúa el doble estándar de la verdad, de los derechos civiles, de la democracia, de la educación, del acceso al servicio médico, de la información a través de los medios masivos de comunicación, del gobierno, de todo, en fin, que la hegemonía controla. Como en estos tiempos la cacería de comunistas ha sido suplantada por la de terroristas locos, adjudicar locura es el mejor pretexto para silenciar, desdeñar, o intimidar a disidentes.


Ahora bien, una situación que Alejandro y yo nunca discutimos fue la posibilidad de que el concepto de las teorías de conspiración haya sido una creación de la hegemonía para fácilmente dividir al pueblo entre locos y cuerdos. ¿A quién le gusta ser tildado de loco? Los locos son AMLO y sus seguidores, quienes piensan que la hegemonía Pan-Priista conspiró para impedir que fuese presidente. Digo, así puede ser más fácil jugar a la democracia o menos obvio que se juega a la democracia.


Lo que todavía no se define, sin embargo, es quién monopoliza la locura; a pesar de todos esos apologistas—¿hegemónicos?—de la privatización, el libre comercio, y el monopolio.


¿Cuál es vuestra locura?



Carlos Lemus.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Chale carnal. De cual fumaste? Si me pasas uno de esos cigarritos entonces te entiendo. Suena chido el rollo, pero la neta es que todo va a ser lo mismo todo el tiempo. Yo mejor me voy a la pagina que queria, pero usted amachinese con sus jaladas. Chance y alguien las entiende.

Anónimo dijo...

vaya manera de confundir ¿poque no vas al grano? esta malisimo. Mucha paja, poco contenido
José Luis

trovanguardia dijo...

Estoy de acuerdo con José Luis. La verdad, desde su punto de vista, el artículo es malísimo. Desde el punto de vista de otros, sobretodo el mío, puede que tenga un poco de validez. La paja a la que él alude, sin embargo, está ahí por razones ilustrativas. Agradezco su punto de vista y comentario porque definitivamente estos parecen respaldar mi argumento sobre la imposibilidad de que exista una sola verdad. Podría hablar un poco más sobre el tema, pero con eso de que lo que hablo carece de contenido—y no porque en realidad lo carezca, sino porque así lo es para quien lo interpreta—prefiero enfocarme en otros rollos.

Y, hablando de rollos, como sugiere Anónimo, pues seguiré fumando de la cultura en que vivo y amachinándome en el rollo de interpretarla tal y como la experimento. Estoy también de acuerdo con él, o ella, en el sentido que todo puede que permanezca igual todo el tiempo. Sin embargo, también creo que este será el caso siempre y cuando lo permita la sociedad. Si en el 2000 hubo un cambio porque el pueblo se “amachinó,” en el proceso de creación de cultura definido por lo sociología es posible que a través del dialogo y del intercambio cultural también exista un cambio social.

Gracias por estar en desacuerdo.

Carlos Lemus.

Ser Progre es Chido dijo...

Yo creo que José Luis se abrumó con tanta información, pero bueno, al fin y al cabo son estilos.
El autor tiene una manera muy particular de describir las cosas basándose en información que recupera de su extensa librería y hemeroteca mental. No culpo a Jose Luis de haber estado en desacuerdo con el artículo de mi tocayo, sin embargo conozco al autor y su artículo fue como estar platicando con el, definitivamente no es para todos.
Como la trova, hay gente que de plano no le gusta, que cree que son muchas palabrerías, -alguna vez me llegaron a preguntar si cantaba en frances-, a lo cual le contesté a la linda señora, no señora la canción dice mucho además así soy de mormado y gangosito.
Decirle al autor que vaya al grano o que quite la paja, es entendible, sin embargo sería como decirle a un trovador que componga rolas mas sencillitas y repetitivas pa que la gente no tenga que esforzarse a entender la letra. Pero cada quien.

Jorge dijo...

Se necesita un léxico extenso para comprender algunas cosas, yo creo que el desacuerdo esta en eso, en la falta de uso de palabras coloquiales para los incultos como yo que usamos un diccionario para tratar de entender bien todo, envés de estar solo en desacuerdo.

P.d. La paja, ah!! q buena es pa' la soledad !

jajaja

Anónimo dijo...

Bonjour, relatosdesdelobscurito.blogspot.com!
[url=http://viagrafarmacia.fora.pl/ ]comprar viagra online[/url] [url=http://medicoviagra.fora.pl/ ]vendo viagra online[/url] [url=http://viagrabarata.fora.pl/ ]comprar viagra en espana[/url] [url=http://esviagraonline.fora.pl/ ]vendo viagra en espana[/url] [url=http://viagramasbarata.fora.pl/ ]vendo viagra online[/url] [url=http://escialis.fora.pl/ ]comprar cialis [/url]