jueves, septiembre 30, 2010

Naufragio

Mi Martha Elena:
Si sucede el milagro de tus ojos sobre este mensaje sabrás que por lo menos no morí por testarudo como vos creías.
El barco quedó hecho añicos, parece que fueron piedras pequeñas que destrozaron la quilla y las paredes laterales. Todos murieron, el mar se los tragó sin piedad. Yo por cabezón y ayuda de sirenas estoy en una isla, desconocida pero a salvo, mi navío "la esperanza" está bajo del mar como tanto me lo advertiste, pero mis pies están en la tierra y mi corazón se ido contigo.
Sabés bien que mi inquietud de darle la vuelta al mar será mas por terco que por diestro.
Me repetiste mil veces que no me fuera, lo sé, pero soy un pirata con cara de párroco, una burla en tierra firme, mi frente apunta como brújula al horizonte detrás del mar. Vos sí tenés buen ojo para las tripulaciones y tribulaciones siempre te he dicho que eres como bruja, linda pero bruja.
A ese mar le faltan navíos, a mis ojos tu brillo... a mi naufragio nada.
Vos que prometiste ir a buscarme, tendrás que navegar hasta acá... encontrar la respuesta en las botellas porque no se donde estoy, no te preocupes... no estoy perdido, estoy perfectamente ubicado en un lugar que desconozco que no es lo mismo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Naufragio pasa a ser uno de mis relatos favoritos. Me encanto, tu forma de escribir me sumerge en tus relatos. Te mando un abrazote,te veo muy pronto. IMYF

Anónimo dijo...

Me gusto harto sobre todo por la parte de estar perdido sin estarlo, cuantas veces estamos asi????.....yo por lo menos varias. Tu lectora y fans chilanga

Anónimo dijo...

naufrago mee gustooo muchoo...no pude registrarmee jejeje....espero que estes bien y te seguire leyendo

Eliza

roy dijo...

Muy buena primo...!!! Un abrazo...